Una decisión del más alto tribunal de la Unión Europea puede obligar a Facebook a borrar contenido de odio. El debate se centra en si esto atenta contra la libertad de expresión.

Ciudad De México.- Facebook puede verse obligada a eliminar publicaciones en cualquier parte del mundo para proteger a los usuarios de la Unión Europea (UE) de contenidos que promuevan el odio, dictaminó el tribunal más alto del bloque en un caso que amplía una división con Estados Unidos sobre la libertad de expresión.

Los tribunales europeos pueden forzar a plataformas como Facebook a buscar y borrar el contenido de odio una vez que hayan sido alertadas, dijeron los jueces a principios de este mes.

Los tribunales también pueden ordenar una remoción de ese contenido en todo el mundo, siempre que tengan en cuenta el derecho internacional cuando emitan los decretos.

“La decisión esencialmente permite que un país o decida qué pueden decir los usuarios de internet en todo el mundo y a qué información pueden acceder”, dijo Victoria de Posson, gerente sénior en Europa de la Asociación de la Industria de Computación y Comunicaciones, un grupo industrial que incluye a firmas como Google y Facebook.

La UE ha adoptado una postura más dura sobre los derechos en línea de los ciudadanos que en otras partes del mundo.

En 2014, el Tribunal Superior de la UE otorgó el llamado ‘derecho al olvido’, por el cual pueden solicitar a Google que elimine los enlaces europeos a sitios web que contienen información desactualizada o falsa que podría dañar la reputación de una persona. Aun así, en contraste con el fallo del jueves, el mismo tribunal decidió el mes pasado no exigir a los motores de búsqueda borrar los enlaces a nivel mundial.

Libertad de expresión

“Lo que podrían considerarse comentarios difamatorios sobre un político en un país probablemente se considerará libertad de expresión constitucional en otro. Pocas plataformas tendrán los recursos para implementar sistemas de monitoreo elaborados”, afirmó De Posson.

Las firmas tecnológicas obtuvieron un visto bueno de la UE a principios de este año por ‘atacar’ el problema del discurso de odio publicado en línea como parte de un código de conducta firmado con el bloque en 2016.

Facebook dijo que el fallo del jueves va más allá de un proceso que en estos momentos ya “restringe el contenido si viola las leyes locales”.

Principio socavado

La sentencia de la UE “socava el viejo principio de que un país no tiene derecho a imponer sus leyes sobre el discurso en otro país”, dijo Facebook. “También abre la puerta a la imposición de obligaciones a las compañías de internet para monitorear proactivamente el contenido y luego interpretar si es ‘equivalente’ al contenido que se considera ilegal”.

El tribunal de la Unión Europea decidió que, en algunos casos, se puede ordenar a las plataformas no solo que eliminen contenido idéntico a otro, sino también las publicaciones equivalentes que promueven el odio y que son ilegales. Según Facebook y el grupo de derechos humanos Article 19, con esto se corre el riesgo de pisotear los derechos fundamentales de las personas.

“Obligar a las plataformas de redes sociales a eliminar automáticamente las publicaciones, independientemente de su contexto, violará nuestro derecho a la libertad de expresión y restringirá la información que vemos en línea”, afirma Thomas Hughes, de Article 19.

Negación del Holocausto

A diferencia de EU, donde la libertad de expresión es un derecho constitucional, Europa tradicionalmente ha puesto más límites a lo que la gente publica, prohibiendo que una persona exprese que hechos como el Holocausto no existió en Alemania, por ejemplo.

Esta diferencia entre Estados Unidos y el bloque se está ampliando, a medida que Europa se está volviendo más agresivo en la lucha contra el discurso de odio en línea para evitar ataques violentos contra grupos, como los tiroteos terroristas en mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo pasado.

A pesar de los esfuerzos de las plataformas tecnológicas, los funcionarios de la Unión Europea han debatido sobre nuevas reglas para todo el bloque, basándose en la legislación existente en Alemania, las cuales podrían afectar a las grandes empresas digitales con posibles multas si no eliminan el discurso de odio ilegal lo suficientemente rápido.

“Esperamos que los tribunales adopten un enfoque proporcionado y medido para evitar tener un efecto escalofriante en la libertad de expresión”, dijo Facebook en su comunicado.

Compartir

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA