La Asociación Mexicana de Periodistas Desplazados y Agregidos condenamos enérgicamente la disposición que ofrecen las autoridades, principalmente, el Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas ante las distintas situaciones que sufren las víctimas bajo protección federal.

Consideramos que el caso de Emir Olívares Alonso, reportero de La Jornada, exhibió la vulnerabilidad de las medidas de seguridad que ofrece el mecanismo de protección federal, cuya respuesta protocolaria ante el atentado que sufrió en su domicilio el pasado sábado 7 de Diciembre, la interpretamos como una infamia que puso su vida en riesgo de muerte.

Cuestionamos al Mecanismo federal:

De ¿qué sirve la instalación de medidas como botones de emergencia si van a responder horas después?

Recordemos que el Mecanismo federal, principalmente la manera poco eficiente con que se ha venido manejando la Segunda Unidad, han dejado una herencia de 8 personas asesinadas que estaban bajo protección hasta este año, por lo que consideramos, sería digna la renuncia de los encargados de su operación.

También lamentamos profundamente como Organización de la Sociedad Civil, la insensibilidad de las autoridades delegacionales en la Ciudad de México, la Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad De México, el Mecanismo Integral de Protección de la CDMX y la Procuraduría General de Justicia, para responder ante las situación de emergencia; nadie acudió de manera reactiva ante la alerta generada.

Emir Olívares, es uno de los periodistas que tuvo los arrestos para denunciar narcomenudeo en la Universidad Nacional Autónoma de México, lo que le costó al igual que a Humberto Padget, una serie de agresiones físicas y amenazas de muerte.

Ha trascendido que quienes allanaron la casa de Emir Olívares, buscaban hacerle daño, por lo que exigimos a los tres niveles de Gobierno, total protección al periodista y una reevaluación de parte del Mecanismo para integrarle nuevas medidas de seguridad porque su vida está en riesgo.

No más periodistas muertos.

Compartir

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA